CIUDADANIA ITALIANA: DESCENDIENTES EX IMPERIO AUSTRO HUNGARO

Mi avo era del Imperio Austro-Hungaro

A pesar que han transcurrido más de diez años del vencimiento de los términos de la Ley 379/2000 que permitía a los descendientes de emigrados de “ceppo italiano” de los territorios pertenecientes al ex Imperio Austro Húngaro, la mayor parte de quienes han presentado la solicitud aún esperan la finalización de su trámite de reconocimiento de la ciudadanía italiana.

Mapa del ex Imperio Austro-Hungaro
La problemática de este atraso fue objeto de un Pedido de Informes legislativo al Ministerio del Interior (19 abril 2021) y de dos solicitudes a responder (14 mayo último), por parte del Dip. Mario Borghese. Si bien aún no ha habido una respuesta formal, en estos días hemos verificado que algunos Consulados han recibido, por parte de la Commissione Interministeriale (Roma) competente en el tema, notificaciones de decretos concediendo el reconocimiento de la ciudadanía de algunos interesados.

Por cuanto hemos podido reconstruir el Consulado General de Rosario ha recibido dos (2) apenas se presentó la interrogación y otras seis (6) comunicaciones al tiempo del sollecito, el Consulado General de Córdoba tres (3), el Consulado General de Curitiba (Brasil) otras tantas, y en todo el mundo cerca de 60 decretos. Se trata de un número similar a los trámites resueltos en años anteriores.
Com.It.es. como el nuestro, CGIE, asociaciones de emigrados (como las de las comunidades trentinas) y parlamentarios elegidos en el exterior, como el On. Mario Borghese, han venido ocupándose del tema con constancia y silencioso trabajo desde hace varios años. Estamos seguros que el trabajo en conjunto de las verdaderas representaciones de la comunidad, que respetuosas de la sensibilidad del tema evitan utilizarlo para propaganda propia, harán que la Commissione Interministeriale retome su trabajo a plena operatividad.

El compromiso de nuestro Com.It.Es. es continuar solicitando al Gobierno Italiano la resolución de este tema en un término acorde a un estado de derecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *